Los impactantes rascacielos que (no) cambiarían el mundo
Excesiva ambición, crisis o simplemente mala suerte dieron lugar a que estos 7 rascacielos llamados a cambiar el mundo no llegaran a hacerlo.
rascacielos
22670
post-template-default,single,single-post,postid-22670,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Los impactantes rascacielos que cambiarían el mundo (y no lo hicieron)

rascacielos portada

19 Ene Los impactantes rascacielos que cambiarían el mundo (y no lo hicieron)

Tras la caída de las torres gemelas en los atentados del 11S en Nueva York el concepto «rascacielos» sufrió un duro golpe. Se proyecto una imagen de indefensión y vulnerabilidad de los edificios en altura frente a grandes amenazas o catástrofes. Superado ese shock inicial y más allá del oscuro futuro que muchos gurús de la arquitectura vaticinaban entonces para los rascacielos, estos, siguen en plena forma. .

Beneficios aportados por los rascacielos

La construcción en altura puede ser un gran aliado para la sostenibilidad, aquí alguno de los puntos beneficiosos de esta tipología de edificios:

Liberan espacio

Es cierto que la mayoría de la población piensa en ciudades tipo Nueva York cuando escucha la palabra «rascacielos», pero la gran manzana es un caso extremo y excepcional del uso de este tipo de edificios. Ya que en el centro de Manhattan el crecimiento en altura no ha ido acompañado de una liberación de espacio urbano, sino que este se concentra en Central Park. En cualquier caso, incluso en este tan desfavorable, está claro que el crecimiento en altura permite liberar espacio en planta baja. Espacio que puede ser utilizado como espacio verde urbano si se proyecta una ciudad abierta y esponjosa más al estilo europeo. También permite concentrar las urbes dejando más espacio libre sin urbanizar en sus inmediaciones lo que comúnmente conocemos como campo.

Son altamente eficientes

La densidad permite alcanzar mayores cotas de eficiencia en diferentes ámbitos como: el transporte, las comunicaciones o los suministros. Esto se multiplica si dentro del mismo edificio existe una mezcla de usos, eso permite reducir trayectos y tiempos de conexión.

Hitos identificativos

Las construcción en altura es, desde el inicio de la civilización, un símbolo de poder, crecimiento e incluso espiritualidad. Rascar los cielos ha sido siempre un anhelo inherente a la propia humanidad buena prueba de ello son construcciones emblemáticas como las pirámides o las catedrales. Las torres son sin duda la expresión más condensada de ese anhelo (Torre Eiffel, la de Pisa…), al final y al cabo los rascacielos no son más que grandes torres habitadas.

Los nuevos siete rascacielos que cambiarían el mundo

Por su excesiva ambición, por la repercusión de diferentes crisis o simplemente por la «mala suerte» estos 7 rascacielos llamados a cambiar el mundo, finalmente, no lo hicieron.

1. Premier Tower de Elenberg Fraser, Melbourne (Australia)

Una torre de 249 metros y 78 plantas con usos mixtos, hotel, apartamentos, oficinas y comercios. El elemento más interesante en el diseño de este rascacielos es su geometría resultado, según el grupo de arquitectos autores, del estudio de los vientos más desfavorables en la zona. Esa forma conseguiría ofrecer un mejor comportamiento estructural frente al viento aprovechando al máximo el espacio.

Rascacielos Premier Tower de Elenberg Fraser, Melbourne (Australia)
Rascacielos Premier Tower de Elenberg Fraser, Melbourne (Australia)

2. Torre de madera de PLP Architecture, Londres (Reino Unido)

Un edificio de 90.000 m2 con 1.000 viviendas repartidas en sus 300 metros de altura. La utilización de madera como elemento estructural es lo más reseñable y arriesgado de este rascacielos. Conscientes de ello el diseño arquitectónico muestra al exterior los grandes tirantes de madera para poner de relieve el audaz uso del material. La utilización de madera estructural alivia considerablemente el peso, hace más amigable la estancia, es un material renovable, reduce los tiempos de construcción y las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Rascacielos Torre de madera de PLP Architecture, Londres (Reino Unido)
Rascacielos Torre de madera de PLP Architecture, Londres (Reino Unido)

3. Rascacielos Nexus de PLP Architecture, Beijing (China)

Obra del mismo estudio de arquitectura londinense del edificio anterior, este rascacielos se sitúa dentro de un masterplan diseñado por el propio estudio. Una torre de acero y cristal con 600 metros de altura compuesta por 3 grandes volúmenes desplazados que funcionan de manera independiente. Los tres cuerpos están cosidos por un columna vertebral estructural común. En el último de los volúmenes se situó un lujoso hotel con impactantes vistas de la ciudad.

Rascacielos Nexus de PLP Architecture, Beijing (China)
Rascacielos Nexus de PLP Architecture, Beijing (China)

4. Sky Mile Tower de Kohn Pedersen Fox Associates, Tokio (Japón)

Con planta hexagonal, la torre estaba diseñada para alcanzar una más que ambiciosa altura de 1.600 metros, la mayor construida, todo un desafío logístico y de ingeniería. Los arquitectos, propusieron un mega edificio de 1.375.000 metros cuadrados de aprovechamiento mixto que estaría terminado para 2046, si todo iba bien, spoiler: no lo fue. Y es que según los autores, Japón necesitaba una respuesta de esas características, una infraestructura capaz de preservar el rápido crecimiento de la nación nipona. Éste proyecto ocupaba casi 13 kilómetros cuadradas donde, coronados por una Mega-torre, se ubicarían un extenso número de edificios en forma de cañas. Una compañía de renombre, Thyssen Krupp estaba siendo consultada sobre el desarrollo de ascensores autopropulsados ejecutados en bucle para salvar las increíbles distancias verticales, uno de sus múltiples problemas que imposibilitaron su materialización real.

Rascacielos Sky Mile Tower de Kohn Pedersen Fox Associates, Tokio (Japón)
Rascacielos Sky Mile Tower de Kohn Pedersen Fox Associates, Tokio (Japón)

5. Al Noor Denis Valode, Casablanca (Marruecos)

Prometía ser el mayor rascacielos de África y se quedó en eso, en una promesa. Los promotores estimaron el gasto en unos 1.000 millones de dólares (unos 880.000 euros de la época), la promocionaban como un edificio para el continente debido a sus 540 metros de altura (en referencia a los 54 países que existen en él) y su fachada compuesta por gráficos que simulaban las 1.000 lenguas que se hablan en África. Ocuparía una superficie de 25 hectáreas (250.000 metros cuadrados) y en su interior, se albergaría un hotel de siete estrellas, un centro comercial y un centro de negocios, con un total de 300.000 metros cuadrados de aprovechamiento vertical.

Rascacielos Al Noor Denis Valode, Casablanca (Marruecos)
Rascacielos Al Noor Denis Valode, Casablanca (Marruecos)

6. Torre dos World Trade Center, Nueva York (Estados Unidos)

La compañía Silverstein Properties encargó este edificio al estudio de arquitectura Foster + Partners, para luego ser desechado y pedirle un nuevo proyecto a BIG ArchitectureEste nuevo diseño consistía en un asimétrico edificio de envolvente acristalada, cuya principal característica era estar formado por cubos apilados de mayor a menor, de tal forma que cada uno de ellos generaba un espacio de terraza para el cubo superior. En total se barajaban siete cubos que alcanzarían los 408 metros de altura con un total de 260.000 metros cuadrados utilizables. Finalmente en un nuevo «giro» el proyecto volvió a manos del estudio de Foster (autor de la ya edificada torre 1), un proyecto menos ambicioso que será el finalmente construido.

Rascacielos Torre dos World Trade Center, Nueva York (Estados Unidos)
Rascacielos Torre dos World Trade Center, Nueva York (Estados Unidos)

7. Dubai Creek Harbour, Dubai (Emiratos Árabes Unidos)

Ni si quiera Dubai, la ciudad de los excesos imposibles, se libra de aparecer en esta lista de «edificios fallidos». El proyecto se basaba en una espectacular torre que se convertiría en la más alta del mundo, aunque no se llegó a definir su altura con exactitud. El diseño, inspirado en la arquitectura tradicional árabe, evocaba la imagen de un minarete, eso sí, con forma de lirio. Para ayudar a la esbeltez de la singular construcción, cables tensores de acero aportarían a la estructura mayor solidez, lo cual se justificaba formalmente con una referencia a las nervaduras de las hojas del lirio.

La torre culminaría en un espectacular mirador de 360 grados, con balcones acristalados, y Jardines Colgantes. En la base, una gran Plaza cubriría la superficie que ofrecería, además, áreas comerciales, un museo, auditorio e instalaciones educativas. Pero lo mejor era el sistema de climatización de alta eficiencia, que recogería agua utilizándola más tarde en la limpieza de la fachada, lamas móviles y puertas correderas permitirían la entrada de la luz natural en los Jardines Colgantes contribuyendo a la eficiencia y ahorro energético.

Rascacielos Dubai Creek Harbour, Dubai (Emiratos Árabes Unidos)
Rascacielos Dubai Creek Harbour, Dubai (Emiratos Árabes Unidos)

Otras entradas sobre arquitectura:

> Arquitectura y cambio climático: descarbonización

> La Arquitectura del Sol, arquitectura y turismo

> Diseño y Arquitectura para colegios covid

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.