Antonio Jiménez Torrecillas arquitecto. Luz que no se apagó
Un sencillo homenaje a Antonio Jiménez Torrecillas, arquitecto que amó la luz y la arquitectura. Nos transmitió sus dos pasiones en la ETSAG de Granada.
Jiménez Torrecillas
15359
post-template-default,single,single-post,postid-15359,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Antonio Jiménez Torrecillas. El arquitecto de la luz que no se apagó

Jiménez Torrecillas Arquitecto Granada

27 Ago Antonio Jiménez Torrecillas. El arquitecto de la luz que no se apagó

A JIMÉNEZ TORRECILLAS

Esta entrada no pretende ser un texto técnico ni una disertación arquitectónica sobre la magnífica obra del arquitecto Antonio Jiménez Torrecillas para eso, afortunadamente, tenemos un sin fin de increíbles escritos como las ya memorables impresiones de Alberto Campo Baeza en su primera visita a una de las obras emblemáticas del autor, el centro de arte José Guerrero de Granada. Este es por tanto un pequeño homenaje en forma de post de quienes fuimos sus alumnos y de quien aún siendo el último curso de la carrera (o quizás por eso) aprendimos tanto en tan poco, en aquellas maravillosas clases que nos impartía en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Granada.

Centro José Guerrero Granada (Antonio Jiménez Torrecillas)

ARQUITECTURA POR LOS CUATRO COSTADOS

Jiménez Torrecillas era un arquitecto por sus cuatro costados, uno de esos especímenes en peligro de extinción, uno de aquellos que no sucumbieron a la fiebre destructora del boom del ladrillo y a quienes la desaceleración posterior les hizo mostrar y demostrar la validez de sus planteamientos. La permanencia y pertinencia de la arquitectura del rigor y de la sensatez que no necesita de burbujas para existir y pervivir.

Una arquitectura pegada al terreno y al material, ligada al lugar y a su memoria, una arquitectura atenta al detalle que era expresión última y primera de la idea de proyecto generadora. Sobre eso sobre la idea de proyecto y su refuerzo, comprobación y continua evolución, en cada una de las fases en las que Torrecillas (así lo conocíamos todos) seccionaba sus clases a lo largo del curso. Un ejercicio de compartimentación del proyecto que nos obligaba a indigar profundamente en nuestra arquitectura vista desde el prisma de la estructura, construcción, cerramientos, iluminación, inserción urbana, mobiliario… Sin duda esa amplitud de miras que nos transmitió tuvo mucho que ver con la existencia hoy de DIKA donde llevamos las lógicas de la arquitectura a muchas otras áreas del diseño y la creatividad practicando: La arquitectura del diseño.

Torre del Homenaje Huescar (Antonio Jiménez Torrecillas)

EL DISEÑO DE LA LUZ EN LA ETSAG

El diseño de la luz era otro de los temas principales de sus frenéticas y agotadoramente maravillosas clases. Frenéticas pues todos teníamos la oportunidad/obligación de exponer nuestro proyecto desde la mirada propuesta ese día (por ejemplo carpinterías) con un tiempo limitado (reloj de arena en mano).

Esto nos obligaba a hacer un ejercicio de síntesis y comunicación excepcional muy cercano a la mejor publicidad, pues necesitábamos captar la atención del mayor número posible de nuestros compañeros, mantenerlos enganchados a nuestro proyecto era sinónimo de éxito pues nos asegurábamos la crítica y revisión continua de un montón de cerebros que estaban pensando desde hacia mucho tiempo en nuestro mismo problema.

 

Agotadoras, pues esto no era fácil pues con una media de 30 proyectos diarios inevitablemente tu atención escapaba en alguno de ellos. Este ejercicio de comunión colectiva en torno a un proyecto era dirigido magistralmente por Jiménez Torrecillas que se conocía al dedillo todos nuestros proyectos (con sus miserias y virtudes) lo que te exigía un mayor esfuerzo y una aún mejor recompensa pues su feedback era siempre un seguro de mejor vida para tu proyecto.

Muralla Nazarí Albaicín Alto Granada (Antonio Jiménez Torrecillas)

AMOR: LUZ Y DETALLE

Con él aprendimos y entendimos el amor por la luz, la obsesión por los detalles, la potencia de la idea de proyecto y la capacidad para defenderla, a la par de mejorarla y testarla a lo largo del proceso proyectual. A pesar de no encontrarse ya físicamente entre nosotros (desde ese pasado mes de Junio) la luz que Antonio Jiménez Torrecillas deposito en nosotros y en su arquitectura no se apagará, sino que se multiplicará cual célula arquitectónica en cada una de las obras, creaciones o diseños de todos aquellos que tuvimos la suerte de compartir con él horas de creación.

Imágenes y más información sobre su obra en antoniojimeneztorrecillas.com

1Commentario

Escribe un comentario